Mujer de negocios, con, máscara

EL PROGRESO DE LA MUJER EN LA SOCIEDAD

Constanza Prats

Co Fundadora GoodBusiness

Es evidente que la situación de las mujeres ha experimentado cambios  en los últimos  años. Estamos ante una realidad  que se distancia de lo que pudo ser en el pasado, resulta difícil entender la evolución de las mujeres sin hacer referencia a las conquistas que cada generación ha alcanzado. Es cierto que en algunos campos las mujeres han logrado un avance considerable, pero todavía hay sectores donde no es así; poniéndose de manifiesto que la sociedad como estructura de convivencia y forjadora de conductas sigue siendo "machista". Todavía hoy la diferencia entre lo que es "ser hombre" y "ser mujer" está sujeta a las pautas masculinas, y es ahí donde las mujeres desean la transformación. 

 

Las mujeres tienen dificultades para abrirse camino en una estructura social que ha sido patrimonio exclusivo de los hombres. Los avances son importantes, pero el ritmo es menor al esperado y provoca frustración. La necesidad de las mujeres no sólo es acceder a un puesto de trabajo remunerado, sino que va más allá: es el desarrollo en el ámbito social con pleno derecho. 

 

En este escenario, la nueva variable que vino a evidenciar aún más esta estructura social  es la “pandemia”, que las ha golpeado más a ellas haciendo ver la sobrecarga que tienen y devastando los trabajos remunerados de las mujeres, destruyendo décadas de avances. El cierre de salacunas, jardines infantiles y colegios, les está además impidiendo salir a buscar nuevas opciones laborales. Los sectores que serán clave en la reactivación económica, tienen una participación laboral femenina muy baja. Se necesitan políticas orientadas a favorecer las oportunidades laborales de las mujeres en la etapa de reactivación económica, no sólo por un tema de justicia, sino también como impulso al crecimiento del país y de disminución de la pobreza. No habrá verdadera recuperación económica en Chile sin la inclusión de las mujeres mediante acciones concretas. 

 

Los trabajos de las mujeres son 1.8 veces más vulnerables a la crisis COVID-19 que los trabajos de los hombres (Fuente: Estudio Recuperación Fundación Chilemujeres). Los sectores más afectados tienen una proporción de mujeres mucho mayor, estos son: servicio doméstico, salud y educación. Sin embargo, los rubros en que se centrará la reactivación en Chile tienen una baja participación de mujeres, estos son: construcción 6%, energía 16%, telecomunicación 5% y minería 10%. (Fuente: Encuesta ESE, 2020, INE.) Lograr una proporción equitativa de hombres y mujeres en todos los sectores económicos aumentaría el PIB mundial en 26% para el 2025 y el PIB anual de América Latina en un 34%. (Fuente: Women Matter: Time to Accelerate. Ten years of insight into gender diversity, 2017, McKinsey & Company.) 

Es necesario tener referentes en estas áreas en donde la mujer puede desarrollarse, hacer carrera profesional y optar a mejores salarios. Las empresas deben salir a buscar talento femenino, porque no solo se  beneficiarán a sí mismas, sino que además estarán aportando al desarrollo de las mujeres.

 

Otro de los factores clave para que se de esta reactivación es la corresponsabilidad y complementariedad dentro de los hogares. Resulta difícil que las mujeres puedan desarrollarse laboralmente si no existe una corresponsabilidad de los hombres en las tareas domésticas y el cuidado de los hijos. El rol de las empresas es necesario  la generación de las condiciones que permitan a los hombres hacerse co-responsables de las tareas familiares, por la vía de crear e implementar políticas internas que complementen las nuevas políticas públicas que deberá generar el gobierno, promoviendo la corresponsabilidad.

 

Como sociedad y personas individuales  tenemos la responsabilidad de  despojarnos de estereotipos y constructos sociales limitantes, para generar las transformaciones que permitan a las mujeres alcanzar su pleno potencial, ya que han sido ellas  el sujeto activo de su evolución.

Mujer en el campo

¿Por qué el desarrollo sostenible depende de las mujeres?

Constanza Prats

Co Fundadora GoodBusiness

El mayor desafío que enfrentamos como planeta es el de frenar el cambio climático, lo que requiere, junto con reducir emisiones, avanzar en la conservación de la naturaleza, que es la mejor y más conveniente herramienta de mitigación y adaptación.

La biodiversidad, que ha sido horadada por siglos, sostiene toda la economía de la región; la de grandes empresas como la forestal, pesquera, acuícola, agrícola, turismo, entre otras, así como las economías locales que dependen directamente de la provisión de servicios eco sistémicos que entrega la naturaleza, como el agua, el más básico para toda la humanidad.

Tradicionalmente, las mujeres han tomado en sus manos la protección de los recursos naturales que sostienen la vida de sus comunidades, haciendo un aporte a la economía y a la cultura que es fundamental para el bienestar social de la región. Sin embargo, este esfuerzo permanece en gran medida soterrado y su integración a la toma de decisiones y a la gestión de procesos de adaptación y mitigación al cambio climático es escaso e insuficiente.

¿Por qué el desarrollo sostenible depende de las mujeres?

Las mujeres desempeñan un papel fundamental en la gestión, conservación, explotación y aprovechamiento de los recursos naturales como consumidoras y educadoras, a pesar de contar con serias limitaciones para su acceso y control. Desde tiempos ancestrales, las mujeres han tenido una relación especial con la naturaleza. Ellas contribuyen enormemente al bienestar y el desarrollo sostenible de sus comunidades, así como al mantenimiento de los ecosistemas, la diversidad biológica y los recursos naturales del planeta. Las mujeres rurales son las principales productoras agrícolas, por ello, son imprescindibles para sostener la seguridad alimentaria de los países.

 

Las mujeres en los países en desarrollo son generalmente las primeras en responder al manejo de la riqueza medioambiental que las rodea. Desde recoger agua para cocinar y limpiar, utilizar la tierra para la ganadería, buscar comida en los ríos y arrecifes y recolectar leña, las mujeres en todo el planeta utilizan e interactúan con los recursos naturales y los ecosistemas diariamente.

También son ellas las primeras en sentir los efectos del cambio climático cuando tienen que recorrer distancias cada vez más largas para encontrar lo que necesitan para alimentar a su familia.

En cambio en los países mas desarrollados las mujeres pierden esta relación y se ven enfrentadas al dilema del alto consumo de productos de cosmética, vestuario y bienes no sustentables que tienen un fuerte impacto en la contaminación que se genera diariamente.

Las persistentes normas sociales y culturales discriminatorias, tales como el acceso desigual a la tierra, al agua y otros recursos, así como su falta de voz en las decisiones referidas a la planificación y la gestión de la naturaleza, muchas veces hacen que se ignoren los tremendos aportes que pueden hacer las mujeres, al ser ellas quienes se enfrentan principalmente a los efectos inmediatos del cambio climático, son las más sensibles a avanzar procesos de restauración de ecosistemas y paisajes.

“Entienden mejor, porque lo han vivido en carne propia lo que significa la degradación de los recursos naturales en el planeta y creo que las mujeres por eso estamos teniendo, cada vez más, un rol protagónico, un esfuerzo y una participación mayores en esta lucha que obviamente es una lucha de todos y todas, hombres y mujeres”.

Para encarar el medio ambiente y el desarrollo con una perspectiva de género, es necesario prestar especial atención a las contribuciones, las necesidades y la visión de las mujeres. 

Su vasta experiencia las convierte en una fuente invalorable de conocimientos y pericia en lo que respecta a la gestión del medio ambiente, y es por ello que jugarán un papel protagónico en la lucha contra el cambio climático y el futuro de la humanidad.

El 80% de los refugiados climáticos en el mundo son mujeres. El aumento de la temperatura, la disminución de las precipitaciones, el aumento de eventos extremos y la frecuencia y extensión de incendios, inundaciones y huracanes, cobran la vida de más mujeres que hombres.

Las fuentes de alimento son más escasas en tanto cambia el clima y actualmente, las mujeres son responsables de un 45% de la producción de alimentos para consumo doméstico en Latinoamérica y el Caribe. El cambio climático es el mayor desafío en la historia de la humanidad según Naciones Unidas y Chile cumple con 7 de las 9 características de vulnerabilidad al fenómeno, definidas por la Convención Marco sobre el Cambio Climático de la ONU.

Esto significa que Chile es un país muy vulnerable a los impactos del Cambio Climático, y las mujeres son especialmente vulnerables, y las mujeres en áreas rurales y/o pertenecientes a pueblos indígenas son aún más vulnerables.

Por otro lado, diversos estudios indican que las mujeres gestionan mejor los recursos naturales, son más protectoras del medio ambiente y se relacionan de mejor manera con la naturaleza.

Un ejemplo de esto es la adopción de la política pública implementada en Chile del recambio de calefactores, donde existe una clara diferencia de género, siendo mucho mayor (70%) en hogares liderados por mujeres. También en la participación de cursos educativos de cuidado de medio ambiente, entre el 70% y el 80% de los participantes son mujeres.

Sin embargo, la participación de mujeres en altos cargos relacionados a la gestión ambiental es muy baja, sólo un 25% de ellos son mujeres.

Finalmente, otra gran desigualdad se da en el acceso a recursos naturales, ya que en la tenencia de la tierra la brecha es de 32% y en derechos de agua, de un 17%, dando cuenta de la vulnerabilidad en que se encuentran las mujeres, especialmente en zonas rurales.

Como podemos concluir, hoy más que nunca, es importante reconocer el vínculo que existe entre las mujeres y el cambio climático y el impacto que puede tener en el desarrollo integral de las mujeres y sus familias.

La mujer trabaja en el país

Nicole Verdugo

Co Fundadora GoodBusiness

¡Presenta a tu equipo! Haz clic aquí para agregar imágenes, texto y enlaces, o para conectar datos de tu colección.